•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Siguiendo nuestra ruta buscando a los emprendedores sociales en España, nos dirigimos a Sevilla para conocer uno de los orígenes mas significativos del Trabajo Social aplicado al ámbito privado: Firma Quattro. Para ello nos citamos con su directora Ana Hernández, una mujer con un gran carisma y dispuesta a apoyar a la comunidad de emprendedores.

Ana nos resolvió muchas cuestiones y nos genero muchas vías para alcanzar recursos de éxito. Esta interesante conversación podéis seguirla justo abajo:

¿Quien es Ana Hernández y a que se dedica dentro de Firma Quattro?

Ana Hernández es trabajadora social desde el año 72. Terminé la carrera y aún sigo en el ejercicio de la profesión. He estado durante 12 años trabajando por cuenta ajena y a partir de ahí, creo Firma Quattro en el año 84.

Actualmente llevo la dirección general, la coordinación de todo el equipo, la selección, imparto formación y realizo dictámenes periciales, no obstante para poder seguir de cerca la profesión y tener los pies en el suelo de la realidad, procuro llevar a cabo la intervención social que incluya la atención directa llevo a cabo en  todos los ámbitos de mi empresa, es imprescindible para coordinar y dirigir, conocer el trabajo “de a pie”.

¿Como se veía el trabajo social desde la iniciativa privada cuando empezaste?

Como una locura, una falta de sensatez, como un ataque a los principios rectores de la profesión, se veía muy mal, hasta el punto que no hubo nadie que quisiera “montarse conmigo en este carro”.

Pero yo tenia una idea que quería conseguir y tenia que perseverar, mi idea era algo tan cierto y tan claro, que perseguí esa idea hasta conseguirla.

¿Crees que ha cambiado la visión del trabajo social desde la iniciativa privada desde que empezaste, hasta ahora?

Si, aquí se reciben de 5 o 6 personas al mes que están interesadas en hacer esto y nosotros ayudamos a que otras personas se inicien en el emprendimiento social; ese es el mejor termómetro que yo tengo es la cantidad de gente que viene a informarse y además por otros medios como las redes sociales, en las que no recibimos criticas sino apoyo y ánimo en lo que conseguimos.

Por todo eso creo que hay un abismo desde que yo empece y lo que hay ahora.

Yo siempre he intentado que el trabajo social aparezca en todos los horizontes y se conciba mas allá de un trabajo en la administración publica.

¿Que te llevó a emprender en el ámbito social privado?

Donde yo trabajaba, veía que no podía aprender mas de lo que había aprendido en 12 años, no iba a tener mas promoción dentro del Trabajo Social, quizás en puestos directivos, pero yo quería quedarme en trabajo social. El trabajo social para mi en ese momento era abrir nuevas rutas en mi profesión, tocar todos los ámbitos posibles.

Porque donde haya personas hace falta un trabajador social, entonces yo pensé, ¿porque solo aquí y no en mas sitios?, por ese afán de tener un horizonte mas amplio y de poder dotar a la profesión de mayor segmentos de intervención, todo eso es lo que me movió a pensar que donde yo estaba me sentía limitada.

Y pensé de qué manera puedo alcanzar todo esto, pues creando, pensando y creyendo y te puedo decir que crear y creer es algo que va muy unido en mi vida profesional.

Actualmente Firma Quattro es una gran empresa social, ¿Pero fue siempre así?

No, empece yo sola como autónoma, con mi boli y mi papel. Pero habiendo creatividad todo lo demás se va llegando, Durante el primer año no generé cliente alguno pero como había sembrado tanto y había hecho tanto de relaciones publicas explicando que era un trabajador social, llegó un momento en el que empieza a entrarme trabajo de aquello que yo había sembrado, empiezo a hacer contratos de colaboración con empresas y mutuas, y cuando sola no podía atender a tantos clientes empiezo a contratar trabajadores sociales y poco a poco fuimos siendo dos, tres hasta llegar a los treinta y tantos que somos hoy.

En este momento se habla mucho de su empresa y la relación con Ikea ¿Como se llega a un proyecto de estas dimensiones?

Poco a poco y demostrando lo que eres capaz de hacer, tuvimos la suerte de que se fijaran en nosotros y estamos dando una respuesta con mucho rigor profesional y eso es el mejor el boca a boca, si hacemos bien las cosas se lo contaran a otros y a otros.

En Firma Quattro hay un compromiso de rigurosidad y ese compromiso es una actitud, hoy lo llaman “COMPLIANCE” que es, no sólo el cumplimiento legal sino un compromiso de excelencia y de calidad en el trabajo que se realiza. O damos un servicio bien realizado o la gente no nos va a llamar mas.

¿Que le dirías a otros trabajadores sociales que quieran emprender, en la situación actual?

Hay que sumar muchos conocimientos si te has dado cuenta yo te he estado hablando de comunicar, de vender, de relaciones publicas , de creatividad…, hay una serie de conocimientos que hay que sumar a los que ya tenemos en trabajo social.

Yo lo que les diría es que no pretendan abarcar todos los ámbitos del trabajo social de una vez, porque es mucho, que empiecen por el que mejor conozcan y ahí formarse y forjarse, una vez que ése punto esté superado y más o menos dotado, ya nos sirve de podium para irnos a más.

Otro consejo que yo daría es que si se fracasas, no es fracaso, hay que levantarse otra vez, no podemos tirar la toalla, y si se te has caído levántate, el empresario también tiene derecho a equivocarse y a poder volver a empezar.

¿Cuéntanos tu mejor ejemplo de éxito, el que mas orgullo te causa y tu mayor fracaso?

Mi mayor orgullo es el tema del equipo de peritaje, aquí yo empecé con el anteproyecto de ley de Enjuiciamiento Civil y yo vi claramente que había un campo para nosotros. En una Asamblea del Consejo General de Colegios de trabajo social, siendo presidenta en ese momento del Colegio de Sevilla, lo propuse y pensé que a la profesión había que formarla porque era un tema muy complejo.

Estoy muy orgullosa porque he podido formar a mucha gente en el tema de peritaje y me consta de que hay muchos profesionales haciendo peritajes como una alternativa laboral y para mi eso es un orgullo.

Mi mayor fracaso fue en una licitación publica con dos organismos distintos, uno creo que me copiaron el proyecto y otro porque he visto que si no tienes el carnet de quien esté en el poder, no tienes muchas posibilidades. Eso me frustró tanto que no me he vuelto a presentar a licitaciones publicas.

Sin embargo mediante una licitación, sí que hemos hecho un estudio en el ámbito familia y menores de una capital y provincia de Andalucía, por ese estudio se destitucionalizó a mas del 33% de menores que estaban con un recurso de acogimiento residencial y fueran acogidos por familia extensa o familia alternativa.

Animo a todos los profesionales del trabajo social, a ser activos en la innovación y el emprendimiento, ampliando los horizontes y no permitiendo que los demás nos pongan límites.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Esther Rodriguez Valle

Sobre el autor Esther Rodriguez Valle